¿Qué es un avatāra?

¿Qué es un avatāra?

Para entender los purāṇas   e ithihāsas, hace falta tener una cierta comprensión del concepto de avatāra.  En la Bhāgavata, el Rāmāyana y  el mahābhārata, Rāma, Kṛṣṇa y otros son presentados como avatares, con el significado de “Dios encarnado”.

En la tradición Védica, la realidad es entendida de una triple manera. Un orden de la realidad explica el mundo empírico y se llama uyavaharika. Esta realidad explica que el mundo consiste de objetos disponibles para nuestro conocimiento. Por ejemplo, el sol, la luna, las estrellas y la tierra con sus innumerables formas de vida existen y por lo tanto están disponibles para el conocimiento y la experiencia.  Entonces también el cuerpo fisico, mente y sentidos de uno existen y son conocidos. Todas estas cosas son empíricamente reales.

Un segundo orden de realidad, llamado prāthibāsika, es meramente subjetivo por naturaleza, como confundir un objeto por otro. Por ejemplo, una persona puede confundir una cuerda por una serpiente. En este caso, la serpiente es vista no porque exista empíricamente, sino que percibida subjetivamente. La experiencia del sueño también pertenece a este orden de realidad.

El tercer orden de realidad, que es absoluto, es llamado pāramāthika. Este orden de realidad no es ni subjetivo ni empírico. Aqui la verdad de un objeto no yace en el hecho de ser percibido o experimentado, sino en el hecho de no ser sujeto a negación en ningun período de tiempo: pasado, presente y futuro. Los Vedas llaman esta realidad Brahman y equivale al”sí mismo”, ātmā. Brahman es definido como ilimitado y libre de cualquier atributo y también como la verdad de ambos mundos: empírico y subjetivo.

Es evidente que uno mismo crea su propia realidad subjetiva y trata con un mundo que se ajusta a otro. Así que hay un mundo empírico, una realidad personal subjetiva y una realidad absoluta que no es limitada por el tiempo. Todo esto describe una triple realidad: la subjetiva y la empirica que tienen como base en una única realidad absoluta.

La realidad de un avatāra

Puesto que cada avatāra es considerado como una encarnación de Dios, surge una pregunta sobre la realidad del nacimiento de Dios en forma humana. Cuando en Señor Kṛṣṇa  revela en la Bhagavad Gītā    que es “no nacido”, se refiere a la realidad de si mismo desde el pāramāthika, la perspectiva absoluta.

Sin embargo, hubo un nacimiento del Señor como encarnación y el cuerpo de Kṛṣṇa  era empíricamente real. Se trataba del Señor Kṛṣṇa , nacido de Devaki  en la prisión, adornada con un paño amarillo, tocando la flauta y asumiendo el papel de conductor del carro de Arjuna durate la batalla.

Si el Señor Kṛṣṇa fuera empíricamente real, hubiera nacido de su propio karma y así hubiera sido como cualquier otro mortal. También hubiera disfrutado de lo que se hace y lo que se disfruta y habría acumulado puṇya  y pāpa (mérito y demérito, respectivamente) . Si hubiera nacido así de su karma, su nacimiento habría sido determinado por las leyes del karma. Había un Kṛṣṇa  cuya forma podía ser vista por cualquier persona. Como todos los otros, él nació, pero su nacimiento no fue debido al Karma. Fue solo aparente. Por lo tanto, el nacimiento de Kṛṣṇa y su vida – desde este punto de vista – no puede ser considerado como empíricamente real; tampoco pueden ser considerado como pāramāthika , libre de cualquier atributo. El nacimiento de un avatāra, como el Señor Kṛṣṇa, es considerado como prāthibāsika,.

Kṛṣṇa  era como un actor que aparece en el escenario. El actor sabe que él no es el papel que interpreta. Como un actor, Kṛṣṇa sabe que está interpretando un papel. Su nacimiento fue prāthibāsika, aunque un diferente tipo de prāthibāsika,puesto que Kṛṣṇa sabía que estaba interpretando un papel, que no era real, solo actuación.

En la Bhagavad Gītā , el Señor dice: “ desde mis propios poderes de mayā, Yo, como se pensaba, asumo un cuerpo”. Aunque se supiera que Kṛṣṇa había nacido de Devakī  , el trajo su cuerpo fisico particular en un ser por su cuenta. Su nacimiento no implica ninguna realción genética entre él y sus padres. Los purāṇas  describen varias encarnaciones del Señor, ninguna de ellas era considerada como espiritu individual, jiva, nacida desde la fuerza del karma individual. Las encarnaciones de espiritus elevados que nacieron para inspirar la gente y establecer el dharma  tambíen son consideradas como avataras por los purāṇas. El Buddha era uno de estos avatara.

El Señor asume un Avatāra

Ya que los seres humanos disfrutan del libre albedrío, pueden abusar de ello y actuar en contra del dharma. Cuando la mayoría de la gente de poder lleva una vida de adharma, acontece un colapso  total del orden y la ley del dharma. Un persona en este tipo de sociedad, ya no puede seguir los medios legítimos para lograr sus fines. Para un individuo que quiera alcanzar prosperidad de forma legítima, tiene que existir una infraestructura, una estructura de ley y orden que la mayoría de las personas deberían seguir. Es verdad que siempre habrá cierto grado de deshonestidad en cualquier sociedad, pero cuando la mayoría de las personas se rehúsa a seguir las reglas, el problema se hace enorme y no puede ser ignorado.

Cuando las personas abusan de su libre albedrío cada vez, tiene que hacerse ago drástico. Se requiere la intervencíon divina para poner en orden las cosas en forma de encarnación. Como todas las acciones, esta acción drástica es un resultado, un karma phala, de otra acción, es decir la oración de todos. Cuando las persona que quieren seguir el dharma encuentran imposible hacerlo, rezan el Señor para tener ayuda. En los purāṇas  se dice que antes de cada encarnación hay una petición colectiva al Señor en forma de oración por parte de todas las personas dhármicas incluyendo los devas. Las oraciónes se vuelven la causa material para que el Señor asuma un cuerpo y proteja las persona dhármicas restableciendo el dharma.

Un avatāra podría venir también para cumplir un solo trabajo, como el Vāmana avatāra, que liberó el rey Bali de la esclavitud; o hacer varias obras como en el caso de Rāma avatāra, y  Kṛṣṇa avatāra. Además, para restablecer el dharma, Rāma y Kṛṣṇa, eran dos avatāra  que servían como ejemplos sobre como las personas tendrían que vivir sus vidas. Rāma era el ejemplo de como vivir una vida de dharma frente a todas las adversidades y Kṛṣṇa era un encarnación de dicha y sabiduría.

Los diez avatāras del Señor

Los diez avatāras del Señor

Comportamiento: acerca de las reacciones

Comportamiento: acerca de las reacciones