No eres responsable de la felicidad de otro

No eres responsable de la felicidad de otro

No somos superhéroes aunque en nuestra fantasía nos gustaría serlo.

No podemos cargar en nuestras espaldas el peso de ser responsable de todo lo que le sucede a nuestro entorno más íntimo (por ser el que más nos llega a nuestros sentimientos). No somos responsables de la felicidad del otro. Y esto no es egoísmo ni decir que no nos importa lo que le pase a nuestras personas más cercanas.

Es importante entender que el principal responsable de mi vida soy yo mismo y soy responsable de mi propia felicidad. Esto no nos exime de estar atento a lo que necesita el otro de mi, a tratar de ayudarlo en sus necesidades, pero no cargar en la espalda la felicidad o la infelicidad de otra persona.

Es necesario reconocer en aquellos roles que juego (padre, madre, hijo, trabajador, jefe, etc) qué necesidades tengo y desde esa realidad ver cómo puedo ayudar a los demás. Creer que la felicidad de otro es responsabilidad mía es tirarla felicidad y la paz fuera de mi.

Pretender ser responsable de la felicidad o infelicidad de otro es una excusa para victimizarse o para victimizar al otro: “por mi culpa mi esposo/a es infeliz”, “Si no hago esto o aquello mi hijo/hija no será feliz”. Es jugar un papelón conmigo mismo buscando solamente agradar a los demás, ser aceptado por lo demás sin tener en cuenta mis propios anhelos, mis deseos, las situaciones que me toca vivir, mis emociones. Hacer este papelón, este contínuo mirar hacia afuera y depender de la aprobación de los demás es una fuga hacia adelante: es no reconocer que hay que empezar por uno mismo. La aprobación debe empezar por mí hacia mí.

Para vivir una vida íntegra y armoniosa conmigo mismo y con los demás he de cambiar la visión que tengo de mí mismo. De esa manera podré ver que la plenitud y la felicidad están dentro de mí y así también dar una respuesta sincera y profunda a quienes me rodean.

Es dejar de querer “parecer ser” y lograr convertirme en la persona que me gustaría ser.


Ser amigo o enemigo de uno mismo

Ser amigo o enemigo de uno mismo

Confianza y esfuerzo: dos valores a cultivar

Confianza y esfuerzo: dos valores a cultivar