El problema de buscar la felicidad afuera

El problema de buscar la felicidad afuera

En el curso de Vedanta I que comenzamos hace unas semanas estamos estudiando el primer texto introductorio al vedanta que se llama Jīvayātrā.

Es un texto corto de nueve versos. Presenta un esquema de cómo vivir una vida equilibrada. Es uno de mis textos introductorios preferidos, por eso lo enseño en primer lugar.

Vamos a desglosar brevemente en esta serie  artículos el verso 1.

nitya-ānanda-sukhaṃ padaṃ suvimalaṃ prāptuṃ

samīhā-yutāḥ sarve janma-bhṛtaḥ  sadā

vyasaninas-tatsthāna-san-mārgaṇe | evaṃ satyapi

sādhya-sādhana-yugaṃ samyaṅ na jānanti te

na prāptā adhunāpi saukhya-padavīṃ svābhīṣṭa-rūpāṃ yataḥ || 1 ||

Traducción:

Todos los seres (sarve janma)  están deseando (samīhā-yutāḥ)  conseguir (prāptuṃ)  este objetivo de la felicidad eterna, plena y sin impureza (nitya-ānanda-sukhaṃ padaṃ). Luchan muy duro (vyasaninas) de forma continuada (sadā) en la búsqueda (san- mārgaṇe) para alcanzar esa meta (atsthāna). Aunque esto sea así (evaṃ satyapi), no conocen (na jānanti te) claramente (samyaṅ) ni los medios ni el fin (sādhya-sādhana- yugaṃ). De modo que no han alcanzado todavía (na prāptā adhunāpi) ese destino de la felicidad (saukhya-padavīṃ)  cuya forma es tan amada (svābhīṣṭa-rūpāṃ)  por ellos mismos. yataḥ |

Metas y Medios

Uno de los problemas fundamentales de todos nosotros es que no sabemos dos cosas: la meta (sadhya) y los medios (sadhanas) de nuestra vida.

Si no sabemos qué es lo que queremos, ¿cómo vamos a conseguirlo aunque seamos extremadamente sinceros?

En los vedas se presentan cuatro metas humanas (purusarthas): artha (seguridad), kāma (placer), dharma (propósito de vida) y mokṣa (liberación)  Aunque existen estas cuatro categorías generales, en realidad solo hay una para ser más precisos:  mokṣa.(ver artículo relacionado)

Lo sepamos, lo articulemos o no, todos buscamos lo mismo. Buscamos ser adecuados, buscamos vernos bien a nosotros mismos a través de varias actividades.

Cuando busco artha a través del dinero, fama, poder, ¿Busco dinero en sí mismo? ¿Busco fama en sí misma? No, busco a través de los objetos o situaciones verme mejor  a mí mismo.

¿El dinero en sí tiene esa capacidad? No. El dinero no tiene isótopos de felicidad. Soy yo que el que doy valor al dinero para sentirme adecuado, feliz.

En presencia de lo que puede facilitar el dinero creo sentirme aceptable y en ausencia del dinero me siento inaceptable.

Sucede lo mismo con otros valores de kāma y dharma.

Así, si no hemos analizado qué es lo que realmente buscamos y tenemos cierta madurez para ver que subyace en todas  nuestras búsquedas, lo máximo que cada uno consigue es guiarse por los gustos e instintos, seguirá toda fuente de placer y evitaré el dolor. Sin más. Lo mismo que hace cualquier animal.

Y ese deseo se expresará de dos formas: conseguir lo que quiero y evitar lo que no quiero. En sánscrito se dice pravṛti y nirvtṛi respectivamente.  Y así, formamos una lista de deseos y de aversiones.

Supongamos que tenemos 100 deseos y si consigo 50 de 100, estaré al 50% de feliz y si consigo 100 de 100, 100% de feliz. Imaginemos que conseguimos 100/100.

Pero … ¿Creéis que según vaya consiguiendo satisfacer deseos el denominador no aumentará de deseos?

¿Creéis que no añadiré nuevos deseos según consiga los primeros? Según consigo satisfacer deseos, si los consigo, los deseos se multiplican. No permanecen parados. Y estaré muy ocupado satisfaciéndolos. Muy ocupado con satisfacer conseguir cosas, personas, situaciones, relacciones, experiencias, etc, etc.

“Cuando consiga todos eso deseos seré feliz”, eso es lo que pienso.

Al final de cada meta me veré feliz.  Al final.

Cuando consiga jubilarme, ahí si que seré feliz.

Cuando consiga la casa nueva, ahí, si.

Cuando consiga divorciarme, ahí si que seré feliz.

Todos “cuando…” , “y si….” en un futuro. Son trampas que creamos dentro de nosotros mismos. (más sobre este tema en este video )

¿Vas a esperar a feliz cuando consigas satisfacer todos tus deseos? Estas trampas retrasan el entendimiento del problema fundamental.

El problema fundamental

El problema fundamental es que uso las cosas externas para  verme adecuado. Y es por eso que nos deja frustrados y secos, por muchos logros y deseos satisfechos, siempre permanece un sentido de que algo me falta.

Y es normal pues lo que busco es verme aceptable, adecuado. Y uso el mantra que nos lanzan desde los altavoces mediáticos: consigue satisfacer todos tus deseos y serás feliz.

El caso es que si realmente lo que busco es verme bien conmigo mismo y uso cosas externas, ¿crees que algo externo tiene la capacidad intrínseca de cambiar la visión que tengo de mi mismo? ¿Cómo? Pues parece que es como un pase de magia.

Si no me veo bien siendo lo que soy, no hay nada ni nadie extermanente que me vaya a hacerme aceptable conmigo mismo.

Por muchos deseos que consiga, si no estoy en paz conmigo mismo, tres trillones de dólares, un viaje a Macchu Picchu o una novia perfecta no van a cambiar la situación.

Entonces, ¿Qué sucede cuando consigo satisfacer un deseo? ¿No siento felicidad?

Cuando consigues un deseo, experimentas la felicidad y paz que ya eres, y no porque el objeto, la cosa, la persona o la situación tenga paz o felicidad en sí misma.  

¿Qué es lo que ocurre? Puesto que has dado un valor a algo y lo consigues, la mente se relaja durante un tiempo.¿Cuánto dura? Lo que dure la relación de la mente hasta que empiece otra vez a crear etiquetas que me dicen qué he de hacer y conseguir para ser feliz.

Cuando la mente se relaja, es capaz de mostrar la paz que tú ya eres, que no viene de fuera sino que es una condición puramente interna. Yo soy la paz que siempre busco. Yo soy la felicidad que busco fuera.

El primer paso es descubrir la falacia detrás de esta propuesta de vida y llamarla como lo que es: Una mentira. Si veo que es una mentira, que su promesa es falsa,  entonces, no me queda alternativa. No puedo seguir viviendo una promesa falsa. Es una cuestión de tiempo. El castillo de arena se vendrá abajo por si mismo.

Espero que esto te sea útil para empezar a reflexionar sobre esa búsqueda de la felicidad en el lugar inadecuado.


Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Síguenos en Instagram

El significado del símbolo OM (primera parte)

El significado del símbolo OM (primera parte)

El teléfono de oro

El teléfono de oro