Doce propósitos diarios para el 2019

Doce propósitos diarios para el 2019

Cada año que comienza es una buena oportunidad para establecer propósitos o metas a llevar a cabo durante su transcurso. Siempre es una buena idea incorporar nuevos hábitos saludables que ayudan a tener una mHe elegido estos doce propósitos teniendo en cuenta que la creación de una rutina diaria es la piedra angular sobre la que gira el día. Recuerda que con hábitos “no se nace” sino que los vas incorporando a lo largo de tu vida. Deseo que estas propuestas redunden en beneficios para ti y que se hagan parte de tu vida.

1.Comienza el día a las 5.00 a.m.

Las semillas del día se plantan durante los primeros momentos de la mañana. Incorporar una rutina matinal es extremadamente importante para convertirse en la persona que nos gustaría ser. Un ritual matutino nos ayuda a conseguir maestría, creatividad, efectividad, madurez, autoconocimiento …
No puedo dejar de enfatizar lo importante que es conocer cómo crear rutinas matinales.

2. Haz ejercicio periódicamente

El ejercicio físico libera las sustancias que se generan con el estrés, repara las células dañadas, da más energía,  ayuda a estar más concentrado y favorece todo el proceso cognitivo y a procesar la información más efectivamente.

3.Conserva 30 minutos para reflexionar

Es fundamental reservarse tiempo para estar en soledad, especialmente en las horas sátvicas (horas de tranquilidad). Reflexionar en la persona que queremos ser a través de meditación, de oraciones, y de contemplación. También ejercicios de visualización, imaginación, etc.


4. Cultiva la gratitud y el perdón

La gratitud es una emoción a cultivar diariamente ya que permite conectarnos con algo más grande que nosotros y acceder a una fuente de energía inagotable. El perdón nos permite liberarnos de los traumas y de vivir anclados en el pasado con un corazón endurecido que no es capaz de abrirse a lo asombroso.

5. No te abandones

En los momentos de recaídas, de frustraciones, de dolor, queremos hacer un trato con nosotros mismos: “soy mi mejor amigo, no voy a permitir abandonarme”. Y en vez de machacarnos, aprendemos a cuidarnos y a acogernos. Un masaje, paseos en la naturaleza, una buena película, estar con una persona que quiere nuestro bien, una clase de yoga son actividades que ayudan a cuidarnos a nosotros mismos.


6. 60 minutos para estudiar

Para crecer hemos de expandir nuestras fronteras e ir más allá. Tanto en lo personal como en nuestras profesiones. ¿Cómo puedo saber más sobre algo de mi profesión que aumente mis habilidades y me permita ayudar mejor a mis clientes o ganar más dinero? La visión y el conocimiento que tenemos determina nuestro mundo. La persona que somos depende de cómo nos vemos a nosotros mismos. ¿Cómo no voy a dedicar tiempo al día a saber quién soy, a conocer cómo estar más preparado física, emocional, intelectual y espiritualmente?

7. Vé a retiros y cursos cada tres meses.

Acudir presencialmente a cursos, talleres y retiros de varios días es muy recomendable para poder ampliar nuestros horizontes, salir de nuestro entorno, conocer personas diferentes a nosotros,  y aprender de otros que ya han hecho o visto nuevas cosas que queremos incorporar a nuestras vidas.


8. Ciclos de descanso.

Muchas personas creen que para tener éxito personal, espiritual o profesional necesitan dedicarse de forma ininterrumpida a una actividad hasta dar la última gota de sangre. Esto no es verdad. Caemos presas del trabajo, de las adicciones tecnológicas, del entretenimiento de bajo nivel que no agota más … Al trabajo intenso han de seguirle ciclos de descanso y relajación profunda. Y se ha dar en en ciclos diarios, trimestrales y anuales. Ciclos que debemos conocer y adecuar, de lo contrario, agotamos nuestros activos de talento, eficacia, productividad, creatividad, concentración …


9.  Controla el ruido digital.

Aprende a desconectar los dispositivos digitales durante bloques de tiempo durante el día. Durante las primeras horas de la mañana y la tarde-noche deberíamos aprender a ver el beneficio de apagar todo dispositivo que nos roba atención y paz.

10. Procesa y da espacio a las emociones.

Las emociones son lo más humano que hay. Las emociones que surgen al relacionarnos con otros como la rabia, envidia o miedo no pueden quedar enterradas sin ser procesadas. Aprendemos a reconocerlas y expresarlas adecuadamente sino resurgen de formas más grotescas, una y otra vez, dejándonos sumidos en el caos emocional. Y en el caos emocional, la inteligencia no nos sirve de guía.


11. Lleva un diario

Un diario es una sadhana (medio)  instrumental en la vida de cualquier persona. Tiene diferentes propósitos que nos ayudan a tomar conciencia de lo que sucede en nuestras vidas, expresar y liberar las emociones en las que quedamos atrapados, visualizar y planificar el día ideal, re-evaluar las metas diarias y ver la forma en que podemos mejorar.


12. La comida es medicina.

Somos lo que comemos. Piénsalo bien. La comida nos debería nutrir y ser fuente de energía y salud. En muchos casos, hoy sucede lo contrario. La comida procesada, las harinas, el exceso de alimentos azucarados, y, en definitiva,  una dieta acidificante hace que el cuerpo tenga que usar sus más preciosos tesoros para poder contrarrestar estos excesos. Merece la pena aprender cómo la salud, y la enfermedad, empieza con la comida. Tu vida lo agradecerá.







Maestros: Funciones, tipos y relación con los alumnos

Maestros: Funciones, tipos y relación con los alumnos

El estrés: cómo evitarlo en la relación con los demás

El estrés: cómo evitarlo en la relación con los demás