El estrés: cómo evitarlo en la relación con los demás

El estrés: cómo evitarlo en la relación con los demás

¿Por qué sentimos estrés al relacionarnos con los demás?

La relación con las personas se convierte muchas veces en factor de estrés. Pero si miramos con atención podemos ver que esto es evitable.

A nadie le importa demasiado que una persona ajena a su entorno sea de tal o cual manera. Sin embargo, no sucede lo mismo cuando se trata de alguien cercano a nosotros (sea hijo, padres, esposa, esposo, empleado, empleador). ¡Siempre queremos que sean distintos!  No podemos mantener la objetividad necesaria en el trato con ellos: hay una intencionalidad hacia todos los que se relacionan conmigo.

Cada una de las personas que hay a nuestro alrededor tienen su propio bagaje personal: historia, cultura, aún su propia infancia con miedos e inseguridades que tal vez no han procesado. No podemos cambiar al otro exigiendo. Lo que se puede hacer es el intento de ayudarlo a cambiar, que solamente sucederá si la otra persona quiere.

Cada ser humano, al igual que tú, es una persona  consciente que desempeña diferentes roles de la manera que pueden en base a su historia. Darles la libertad para que sean lo que son haces que tus relaciones no sean conflictivas.

La comprensión

Ser comprensivo y compasivo te evita el estrés emocional. Esto no significa que tengas que dejarte maltratar. Se trata de mantener una línea entre tú y la persona: una tolerancia que permita una relación en paz. Haz una línea imaginaria en el dar, en el tiempo, en todo. Y manéjate dentro de esa línea.  Y cuando el otro cruza esa línea puedes, siendo comprensivo, marcar el límite y sin agredir decirle que lamentas la situación, evitando “despertar” el mecanismo de defensa en el otro que simplemente lleva a una relación conflictiva. Eso es aprender a mantenerte alejado del estrés.

Dar libertad a todos los que se relacionan cercanamente contigo te permite tener el espacio suficiente para sentir compasión. Y allí te darás cuenta que no hay lugar para el estrés.

En la libertad que le das al otro encuentras, aunque te parezca difícil, más libertad en ti mismo y menos estrés. No es cambiando de relaciones o peleando como consigues liberarte del estrés emocional. Es comprendiendo y dándole libertad para que sea lo que es, mientras no cruce la línea de tolerancia que has marcado.  No necesitas liberarte de una relación si puedes encontrar libertad dentro de la relación.

Si no adoptas esta actitud de comprensión, compasión, libertad y tolerancia, no importa cuántas veces cambies de relación (no sólo de pareja sino, como decíamos antes, en todas tus relaciones cercanas), siempre el estrés irá contigo. Solamente ejerciendo esas cualidades podrás librarte del estrés emocional.


Doce propósitos diarios para el 2019

Doce propósitos diarios para el 2019

El asceta y la prostituta

El asceta y la prostituta