La comida como vehículo de purificación

La comida como vehículo de purificación

  La comida es una necesidad básica de un organismo viviente. Una buena parte de la vida de vigilia está dedicada a satisfacer esa necesidad a través de adquirir, preparar, comer y digerir el alimento. Pero en el caso de los seres humanos, además de ser una necesidad fisiológica tiene una connotación emocional. A medida que uno crece, la comida se vuelve un vehículo para interactuar socialmente. La mayoría de las sociedades han elaborado protocolos relacionados al comer y al compartir comida, que varían según las culturas.

  En la cultura védica la comida se considera sagrada. En los hogares tradicionales,  la preparación  de la comida se hace con una actitud de recogimiento. Antes de empezar a cocinar, la señora de la casa se baña y purifica su corazón. Solo entonces, luego de ese ritual, el alimento es considerado adecuado. Una vez que se ha completado la cocción, el alimento es ofrecido al Señor  en el altar de la casa.  Recién allí es considerado prasāda (regalo) y recibido con gratitud. La comida siempre es tratada con respeto y nunca se desecha. La actitud hacia la comida y las costumbres asociadas a esta resaltan el recuerdo de la gracia del Señor en nuestra vida .La comida es percibida no solamente como necesaria para la nutrición del cuerpo físico sino también como una forma de crecimiento personal.

Sátvica, rajásica o tamásica

  Las escrituras clasifican la comida en tres tipos: sátvica, rajásica y tamásica. Las comidas sátvicas son dulces y placenteras y traen vitalidad, fuerza y alegría. Entre estas, se encuentran el arroz, el trigo, la leche, las frutas y los vegetales. La comida también es considerada sátvica cuando es adquirida por medios correctos, cocinada con una actitud de recogimiento y servida luego de ser ofrecida al Señor. Solo así es considerada propicia para obtener una disposición contemplativa necesaria para el autoconocimiento. Las comidas rajásicas son de naturaleza estimulante .Las comidas no vegetarianas, las excesivamente calientes y muy condimentadas  son  consideradas rajásicas. Las comidas tamásicas provocan letargo y pereza. Entre estas se encuentran las comidas fermentadas y las sobras. Aquel que está comprometido con una vida contemplativa se abstiene de comer comidas rajásicas y tamásicas, ni tampoco consume comidas que no son preparadas en la casa.  Comer afuera no es una práctica común en la India, como si lo es en la sociedad Occidental.

  La Chāndogya Upaniad (6.5.1) describe la  modificación de la comida en un paralelismo con la forma humana. El alimento comido se divide en tres partes: el componente más denso se convierte en deshecho; el componente menos denso se convierte en tejido y sangre y el componente más sutil va a la composición de la mente. Ya que la disposición interna está íntimamente conectada con la comida que consumimos, el dharma śāstra prescribe hábitos específicos y disciplinas  basadas en esta enseñanza de las Upaniads.

¿Cuánto comer?

  La cantidad de alimento comido debe ser acorde a la edad y a la etapa de la vida. Regular la comida que se ingiere ayuda a traer conciencia y disciplina en nuestra vida diaria. El siguiente verso declara la cantidad de comida adecuada para distintos tipos de personas:

“ Un sabio debe limitar su alimentación a ocho bocados, un vanaprastha a dieciséis bocados, un adulto de edad media a treintaidós, mientras que un estudiante puede comer cuanto desee”.

  El estilo de vida de un sannyāsī , un monje hindú y de un brahmacarya  , un estudiante que se dedica a los estudios védicos,  revela otro aspecto importante de la actitud hacia la comida. Ambos aceptan lo que se les ofrezca como un regalo del Señor, sin críticas ni censura. La sociedad, que valora la visión védica y su estilo de vida , les da limosna, bhikṣā, a estos buscadores de conocimiento.

  Como ya hemos dicho en otros artículos de este blog, en la vida de un hindú no hay separación entre lo espiritual y lo secular. Por lo tanto la comida no escapa a esta concepción. Como dice un popular dicho en hindi: “dane dane pe likha hai khane vale kan am” – en cada grano está escrito el nombre de aquel que está destinado a comerlo”. La comida que uno recibe es parte de la gracia del Señor  y por eso en la India se la reverencia.  

  Bonus track: una receta tradicional y sencilla

Kebab vegetariano

kebab.jpg

Ingredientes:

·         200 g de patata hervidas

·         40 g de zanahoria

·         20 g de pimiento rojo

·         20 g de pimiento verde

·         10 g  de sal

·         10 g de chat masala

·         40 g de fécula de patata

·         200 g  de mayonesa

·         Menta fresca

·         Sal

·         Aceite de oliva virgen o de girasol para freír

Preparación

En primer lugar, pelamos y picamos la zanahoria en cuadraditos muy pequeños. Limpiamos el pimiento verde y rojo extrayendo las semillas y los picamos también en cuadrados muy pequeños.

Escurrimos la zanahoria y los pimientos con una superbag o con un paño fino. Reservamos en un bol.

Seguidamente, pelamos y rallamos las patatas en el bol con las verduras y reservamos.

A continuación, incorporamos la sal, la chat masala y la fécula al bol con los pimientos, la zanahoria y la patata rallada y mezclamos hasta que los ingredientes se hayan integrado.

Ahora, formamos bolas alargadas de unos 40 gramos aproximadamente cada una y reservamos.

Ponemos una sartén al fuego con abundante aceite de oliva o aceite de girasol y freímos las bolas de verduras hasta que queden doradas y crujientes.

Por otra parte, disponemos la menta y la sal y trabajamos en un mortero. Picamos con paciencia y energía corrigiendo de aceite y sal si fuera necesario.

Cuando tengamos la menta bien mezclada y picada con la sal y el aceite, incorporamos la mayonesa y mezclamos bien hasta obtener una mezcla homogénea.

Retiramos las bolas de verdura de la sartén con ayuda de una espumadera o pinzas escurriendo el exceso de aceite y emplatamos.

Acompañamos con  salsa de mayonesa de menta u otra salsa que prefieras.

Servimos.

 

La comprensión facilita todo

La comprensión facilita todo

La palabra Hinduísmo*

La palabra Hinduísmo*