Īśvara como creador, conservador y destructor del mundo

Īśvara como creador, conservador y destructor del mundo

  En sánscrito la creación  se conoce como viśva que significa “vivhida pratyaya gamyam” aquel que consiste en múltiples y  variadas formas. Los Vedas reducen estas formas a los cinco elementos,  pañca-mahābhūtas : ākāśa (espacio),  vāyu (aire), agni (fuego),  āpah (agua) y pṛtivihī (tierra).

  Estos cinco elementos están presentes en todos los objetos en diferentes grados. Por ejemplo, un objeto viviente ocupa espacio, está compuesto de agua, aire y tierra y contiene fuego, en la forma de temperatura. Los objetos inanimados como el agua, contiene los cinco elementos: ocupa espacio, aire en forma de moléculas de oxígeno e hidrógeno; contiene fuego en la forma de temperatura y tierra en la forma de minerales y elementos orgánicos.

  Como la creación no está separada de Īśvara, los cinco grandes elementos que comprenden la creación son adorados como Īśvara. En la India hay cinco templos donde Īśvara  es adorado en la forma de cada uno de estos elementos.

Las tres formas del Señor

  En la visión védica, Īśvara es la causa inteligente y material del mundo. Es reverenciado en la forma de varias leyes y funciones como  trimurti. En esta visión, están representados los aspectos masculino y femenino de la creación, donde la causa inteligente es masculina y la causa material femenina.

  Creación y destrucción van juntas, como las dos caras de una moneda. No pueden existir la una sin la otra. De hecho, la creación de un objeto implica la destrucción de otro. Por ejemplo, la creación de una vasija de un trozo de  arcilla implica la destrucción del trozo de arcilla. Y entre la creación y la destrucción, la preservación de los objetos es inevitable. Si bien estas tres funciones son interdependientes, para una mejor adoración, el Señor es invocado independientemente según cada función.

  Desde el punto de vista del universo creado, el Señor es  concebido en triple forma, correspondiendo a cada una de las funciones: creación, preservación y destrucción. El es  venerado como tres deidades: Brahmā, Viṣṇu y Rudra (o Śiva)  respectivamente, representando el aspecto inteligente de cada función. Sus esposas son Sarasvatī, Lakṣmī y Pārvati, respectivamente. Estas esposas representan el aspecto material de cada función.

Las deidades individuales

Brahmā

  Brahmā es el creador. La palabra Brahmā deriva de la raíz bṛhi que significa crecimiento. Brahmā es aquel que provoca el crecimiento.

  En los purāṇas,  Brahmā es descripto como poseedor de cuatro cabezas. Eso es porque cada una mira hacia la dirección de los cuatro Vedas. Se dice que Brahmā ha nacido del ombligo del Señor  Viṣṇu al comienzo de la creación.

 Sarasvatī

  La creación es posible cuando se tiene el conocimiento de lo que va a ser creado. Brahmā, siendo el creador, está casado con el conocimiento. Su esposa, Sarasvatī, representa todas las formas de conocimiento.

  Sarasvatī es representada vestida de blanco y con una vīṇā (instrumento musical) en una mano y los Vedas en la otra. El color blanco representa pureza. El conocimiento es puro cuando se encuentra más allá de dudas, errores o vaguedad. La  vīṇā representa todas las formas de arte y los Vedas todo el conocimiento de las escrituras.

Viṣṇu

  El Señor Viṣṇu es el sostenedor, el preservador de toda la creación. Es el que preserva a todo el mundo, incluído el dharma. Los purāṇas describen cómo el Señor Viṣṇu se manifiesta en el mundo cada vez que el dharma debe ser protegido por estar siendo tergiversado por el mal accionar de los hombres. Las diez manifestaciones (avatāras) del Señor Viṣṇu descrito en los purāṇas, son: Matsya , el pez; Kūrma, la tortuga; Varāha, el jabalí; Narasiṃha, el hombre león; Vāmana, el enano;  Paraśurāma, Rāma, Kṛṣṇa, Buddha y Kalki. Este último  avatāra aún no se ha manifestado.

  Viṣṇu está representado durmiendo sobre la serpiente Ādiśeṣa. En esa postura, el representa la creación aún no manifestada. Ādiśeṣa, la serpiente enroscada, representa el poder latente de la creación. Cuando la creación va a manifestarse,  Brahmā emerge desde dentro de Viṣṇu y así comienza la creación.

Lakṣmī

  Lakṣmī, la esposa de Viṣṇu, representa la salud y la prosperidad, el poder sostenedor de la creación. Está adornada con oro y joyas. Su nombre significa aquello que puede ser conseguido con diligencia y perseverancia.

  Lakṣmī se manifiesta en diferentes formas. Las ocho formas de Lakṣmī más adoradas comunmente son: Dhanalakṣmī, en la forma de salud; Dhānyalakṣmī, en la forma de granos y cultivos; Dhairyalakṣmī, coraje; Vīryalakṣmī , valor; Vijayalakṣmī, éxito; Gajalakṣmī, soberanía; Saubhāgyalakṣmī,  buena fortuna y Vidyālakṣmī, conocimiento.

RudraŚiva

  Rudra es una forma del Señor Śiva. Rudra significa aquel que lo destruye todo. Referido a la creación, Rudra es representado como la deidad de la destrucción. Śiva también tiene otras manifestaciones.  En una de sus formas es representado sentado meditando. Medita sobre sí mismo como el Señor. También es representado como el Señor Dakṣiṇāmūrti, el primer maestro de autoconocimiento. En esta representación destruye la ignorancia sobre uno mismo y ayuda a obtener la liberación.

Pārvati

  Para destruir se necesita poder y fuerza. La esposa de Śiva, Pārvati, representa la fuerza. Es por eso que también es llamada Śakti que quiere decir fuerza. Los purāṇas los describen residiendo en las montañas de Kailāsana. Su nombre deriva de “parvato himācalas-tasya apatyam” , aquella que es hija de la deidad de las montañas del Himālaya.

 

(extraído del libro Vedic Heritage, teaching program, de  Sundar Ramaswamy y Sunita Ramaswany. Traducción: Equipo Vedanta)

 

El valor de los valores*

El valor de los valores*

Īśvara (Dios) en la visión hindú

Īśvara (Dios) en la visión hindú