Las edades del mundo

Las edades del mundo

                                                                                 

  Según la mitología hindú, cada ciclo del mundo está subdividido en cuatro yuga o edades del mundo. Estos son comparables a las cuatro edades de la tradición grecorromana y , como esta, declinan en excelencia moral según avanza la rueda. Las edades clásicas tomaron el nombre de los metales: Oro, Plata, Bronce y Hierro; las del hinduismo, de los cuatro lances del juego indio de los dados : Kṛta, Tetrā, Dvāpara y Kali. En ambos casos las denominaciones sugieren las virtudes relativas a los periodos, a medida que se suceden unas a otras en lenta e irreversible sucesión.

  Kṛta es el participio pasado del verbo kṛ, hacer; significa literalmente “hecho, realizado, ejecutado, perfecto” Es el lance de dados que se lleva las apuestas, el que gana. Según la concepción india, la idea de total o totalidad está asociada al número cuatro. “Cuadrado” significa “totalidad”. Todo lo completo y autónomo se concibe como dotado de sus cuatro cuartos (pāda); está firmemente asentado sobre sus cuatro patas (catuḥpadā). Así, pues, Kṛta Yuga, la primera de las edades es la perfecta o “yuga de los cuatro cuartos”. El dharma, el orden moral del mundo (que en la existencia real es anterior al principio, aunque luego se manifiesta en las esferas, energías y seres del mundo), está durante este periodo firme sobre sus cuatro patas, como una vaca sagrada: es un cien por cien (o en sus cuatro cuartos) eficaz como elemento estructural omnipresente en el organismo del universo. Durante este yuga los hombre nacen virtuosos. Consagran su vida al cumplimiento de las tareas y deberes divinamente ordenados por el dharma. Los brahmanes están instalados en la santidad. Los reyes y jefes feudales actúan conforme  a ideales de conducta auténticamente reales. Los campesinos y los habitantes del pueblo se dedican a la agricultura y el trabajo manual. Las clases inferiores, serviles, viven legalmente sometidas. La gente de extracción más baja respeta y acata el orden sagrado de la vida.

  A medida que el proceso vital del organismo del mundo gana impulso, no obstante, el orden va perdiendo terreno. El sagrado dharma se va desvaneciendo cuatro a cuarto, a la vez que su opuesto va  adquiriendo preponderancia. Así mismo, el Tetrā Yuga toma el nombre del lance de tres. Tetrā es la tríada o trío: los tres cuartos. Etimológicamente la palabra se relaciona con la latina res y la inglesa three. Durante el Tetrā Yuga, el cuerpo universal al igual que el cuerpo de la sociedad humana, está sustentado  sólo por tres cuartos de su virtud total. Los modos de vida de propios de las cuatro castas han empezado a decantarse hacia la descomposición. Los deberes no son ya leyes espontáneas de la acción humana, sino que deben ser aprendidos.

  El Dvāpara Yuga es la edad del equilibrio peligroso entre la imperfección y la perfección, entre la oscuridad y la luz. Su nombre proviene de dvi, dva, dvau y significa “dos” (compárese con el latino duo, el francés deux, el inglés deuce, el griego dúo y el ruso dva),  es el lance del dos. Durante el Dvāpara Yuga, solo dos de los cuatro cuartos del dharma son eficaces aún en el mundo manifiesto; los otros se han perdido de manera irrecuperable. La vaca del orden moral, en vez de apoyarse sobre cuatro patas o mantenerse segura sobre tres, se encuentra ahora en equilibrio sobre dos. Se ha destruido el estado ideal, semidivino de la sociedad. Se ha perdido el conocimiento revelado de la jerarquía de valores. La perfección del orden espiritual no estimula la vida humana y la vida universal. Todos los hombres, tanto los brahmanes y los reyes, como los comerciantes y los siervos, cegados por la pasión y ansiosos de posesiones terrenas, se vuelven mezquinos, codiciosos y contrarios al cumplimiento de los sagrados deberes que exigen la autonegación. La verdadera santidad, la que solo puede llevar a cabo mediante observancias piadosas, votos, ayunos y prácticas ascéticas, se ha extinguido.

  Finalmente, el Kali Yuga, la edad oscura, subsiste míseramente con el veinticinco por ciento de la fuerza del dharma. Los elementos egoístas, devoradores, ciegos e irreflexivos triunfan y gobiernan el día. Kali significa lo peor de todo; también “lucha, disputa, disensión, guerra, batalla (relacionada con kal-aha, “lucha, pelea”). En el juego de los dados, kali es la jugada que pierde. Durante el Kali Yuga, el hombre y su mundo están en su peor momento. La degradación moral y social se encuentra caracterizada en un pasaje del Viṣṇu Purāṇa:“Cuando la sociedad alcanza un estadio en que la propiedad confiere rango, la riqueza se convierte en la única fuente de virtud, la pasión en el único vínculo entre marido y mujer, la falsedad en fuente de éxito en la vida, el sexo en el único medio de goce y cuando el atavío externo se confunde con la religión interior…” entonces estamos en el Kali Yuga, en el mundo de hoy. Esta edad, correspondiente al actual ciclo, se calcula que comenzó el viernes 18 de febrero del año 3102 a.C.

(Extraído del libro Mitos y símbolos de la India de Heinrich Zimmer, edición de Joseph Campbell)                    

 

¿Qué es y para qué sirve la oración?

¿Qué es y para qué sirve la oración?

Gaṇeśa, la deidad más popular en la India

Gaṇeśa, la deidad más popular en la India