Carta de Óscar sobre el resumen del 2017 y 2018

Carta de Óscar sobre el resumen del 2017 y 2018

Namaste,

Os escribo desde Bombay, recién llegado ayer con mi hijo para pasar la Navidad junto con unos amigos y mi mujer, que está haciendo un curso con el hijo de B.K.S Iyengar.

Quería compartir algunos reflexiones acerca de este año que acaba y de la evolución de nuestra escuela de Vedanta.

 

Reflexiones para una renovación

En nuestra tradición occidental, el final del año es un bueno momento para reflexionar y sirve como punto de partida para una renovación.

En este intento de renovación, que suele ser sincero, se tiende a crear una actitud positiva para el futuro pero sin tener en cuenta el pasado, sin tener en cuenta lo sucedido, las dificultades, los desafíos, lo logros, etc…

Necesitamos hacer una revisión del año haciendo las paces con nosotros mismos y con los demás para poder caminar sin cargas. Por este motivo sugiero que, más que pensar en las cosas nuevas que queremos traer para el 2018, que también, pensemos en aquellas cosas que han quedado atrapadas dentro de nosotros mismos para que puedan ser reconocidas, expresadas y no nos roben mas energía para el año 2018.

En esta tradición, la pena y la esperanza son opuestos a las oportunidades que tenemos para la acción y el aprendizaje. Nadie quiere sentir pena del mundo ni de de las personas.

Queremos vivir una vida como contribuidores, y por eso, necesitamos transformar esos sentimientos para marcar una diferencia en nuestra vida y en la de los demás.

 

El 2018 trae acontecimientos difíciles.

Los astrólogos y algunos maestros indican que durante el año 2018 va a continuar este proceso de profundos cambios que estamos viviendo. Se que algunos de vosotros no dais importancia a este tipo de informaciones, y tampoco es costumbre mía divulgar este tipo de contenidos pero considero que es importante informarse para estar preparado.

Nadie puede negar los cambios tan sustanciales que vivimos en este momento. Si, como otras veces ya ha sucedido pero ahora de una forma tan rápida y tan intensa que muchas personas se ven sobrecogidas y confundidas anímica y moralmente.

Por ello, sin crear un estado de preocupación por los cambios que se pueden vivir en este año 2018 y 2019, os pido que estéis atentos y os preparéis psicológicamente para poder afrontar nuevas dificultades.

Y es aquí, precisamente, donde esta preparación y estudio de vedanta y yoga que muchos habéis iniciado puede marcar una diferencia en la forma de ver el mundo y de afrontar situaciones complejas. Hemos hablado muchas veces de la actitud de karma yoga. Necesitamos más que nunca esa actitud.

Aún así, todo estará bien porque, en realidad, el momento de cada persona es su momento y eso no va cambiar nunca.

Son tiempos para enfatizar lo que realmente importa y hacer un compromiso sincero con nuestro dharma. De no ser así, se pierde la vida y la energía pensando en cosas nimias y en disputas bobas que, cuando se revisan,  se tiene la sensación de haber gastado tanta energía en algo que no tuvo un mínimo sentido.

Y desde esa actitud de hacer cada uno su dharma se puede estar tranquilo, en paz al final de este año, listos para nuevos desafíos que vivir, y limpios, sin nada que guardar para comenzar este año.

 

Cambios en Vedanta Academy en 2017

Este año 2017 fue un año de consolidación en nuestra escuela de Vedanta Academy. Después de tres años de hacer un esfuerzo importante nos hemos visto recompensados con un interés sin precedentes en cuanto a la cantidad y seriedad de alumnos que quieren vivir una transformación personal en su vida mediante el estudio riguroso de esta tradición tan antigua que sigue revitalizada por maestros como Swami Dayananda y sus discípulos.

Este año comenzaron dos cursos anuales, Śiva y Sarasvati, y finalizaron otros dos: Hanuman y Gaṇeśa. Al mismo tiempo comenzó un curso de profundización de tres años donde estudiamos la Bhagavad Gītā, un curso de gramática sánscrita y cinco grupos de recitación védica con el profesor Francisco. También se desarrolló un curso de iconografía del arte hindú por parte de Hari Das. Y, por supuesto,  tuvimos retiros en España, Argentina y Chile.

En el nuevo año 2018 comenzaremos dos nuevos cursos de dieciocho meses. El primero empezará probablemente en Marzo. Comenzará un nuevo curso de profundización para los alumnos que acaben los cursos anuales, un curso de meditación y continuaremos con nuevos grupos de recitación de mantras védicos. Este año estaremos dando retiros presenciales en España, y por fin, iremos a México y Colombia.

Como cursos cortos complementarios al estudio tradicional de vedanta seguiremos con otro módulo de arte hindú y añadiremos un curso de salud y nutrición Ayurveda con el profesor Arnauld. También pondremos a disposición un curso de prácticas de yoga con Aurelie en casa para los que no tienen profesores cercanos.

Y en Febrero comienza nuestra primera peregrinación a la India para los alumnos de los cursos regulares.

Mi trabajo no ha estado exento de dificultades y de desafíos. Ahora somos ya un equipo de 4-5 personas lo que implica mayor gestión y seguimiento pero al mismo tiempo mayores posibilidades para delegar tareas y centrarse en las tareas propias de profesor, seguimiento de alumnos y creación de cursos, que es realmente donde quiero poner todo mi corazón.

Desde hace tiempo quería integrar un equipo humano que pudiese trabajar en el lugar donde doy las clases para que la dinámica fuese más directa y armoniosa. En unos días os vamos a presentar al nuevo equipo que va a trabajar conmigo en la oficina de Torrelodones, Madrid.

También quiero expresar mi agradecimiento por la dedicación y el trabajo que Lucía, Severine y Maria Victoria han realizado este año. Sin ellas tampoco hubiera sido posible esta consolidación.

Gestionar este tipo de proyecto no es tan sencillo como en una empresa normal, donde quizás el objetivo primario sea hacer dinero. Las personas que trabajan aquí no solo buscan un empleo y una remuneración, sino un crecimiento espiritual. Y esto es otro desafío ya que combinar la labor de profesor y empleador implica un rol doble que no siempre es fácil para las personas que trabajan ni para mi.

Para finalizar me gustaría agradecer a todos los que habéis confiando en nuestro proyecto, los que nos apoyáis desde los canales de Facebook, YouTube, Instagram y a los alumnos del curso gratuito. Pero, sobre todo, quiero agradecer a los alumnos regulares que seguís con empeño las clases online semanales. Sin vosotros no habría profesor y una escuela de Vedanta.

Sin ese apoyo, sin las numerosas muestras de cariño y gratitud, sin vuestras oraciones, que marcan una gran diferencia en el curso de este proyecto, no sería posible esta transmisión de esta visión en la era de Internet, con todo el desafío que supone comunicar y transmitir por este medio.

Que Gaṇeśa, el Señor Dakśiṇāmūrti y Sarasvati nos bendigan a todos para que todos vivamos un año 2018 de fuerza interior, claridad y dharma.

Om Tat Sat


Suscríbete a nuestro podcast:

Un yogui al borde del camino

Un yogui al borde del camino